Río de Janeiro,  (EFE).- La Academia Brasileña de Cine escogió este martes a “A Vida Invisível” (La Vida Invisible), del director Karim Ainouz, como la que postulará al premio Óscar a la mejor película internacional del próximo año en representación de Brasil.


El filme, vencedor de la muestra “Una Cierta Mirada” del festival de Cannes de este año, superó en preferencias entre los miembros de la comisión especial que escogió al representante brasileño entre 12 producciones a “Bacurau”, de Kleber Mendonça Filho y que era considerada la favorita.

El largometraje, que inicialmente tendrá que disputar un lugar entre las cinco finalistas al Óscar al mejor filme internacional -como pasó a llamarse el Óscar a la mejor película en lengua extrajera-, está basado en una novela de Martha Batalha.

La película de Ainouz, que será exhibida por primera vez en Brasil el próximo viernes en el Festival de Cine de Ceará y sólo llegará a las pantallas del país el 19 de septiembre, trata sobre dos hermanas cariocas en 1950, una talentosa e introvertida y otra de temperamento totalmente contrario, que viven bajo un rígido régimen patriarcal de una sociedad machista y que escogen vidas completamente diferentes.

“Entre las doce películas en disputa había tres que se destacaron en Cannes y el jurado entendió que ‘A Vida Invisível’, y no ‘Bacurau’, es la que tiene más posibilidades de llegar a la final teniendo en cuenta los criterios de selección de la Academia de Estados Unidos”, explicó el presidente de la Academia Brasileña, Jorge Pellegrino, en la ceremonia en la que fue anunciada la escogida.

“Bacurau”, cuyo director ha ganado varios premios internacionales, cuenta con Sonia Braga como protagonista e igualmente fue recibida con elogios en Cannes este año.

Los cinco finalistas al Óscar a la mejor producción internacional serán anunciados el 13 de enero del próximo año y la ceremonia de premiación está prevista para el 9 de febrero en Los Ángeles.

Entre los miembros de la comisión creada por la Academia para escoger el representante brasileño al Óscar estaban Anna Muylaert, directora de “Que Horas Ela Volta?”; Walter Carvalho, uno de los directores de fotografía más laureados de Brasil, e Ilda Santiago, la directora de programación del Festival de Cine de Río de Janeiro.

Las otras películas que aspiraban a ser postuladas al Óscar eran “A última abolição’, de Alice Gomes; “A voz do silêncio”, de André Ristum; “Bio: Construindo uma Vida”, de Carlos Gerbase, y “Chorar de rir”, de Toniko Melo.

También competían “Humberto Mauro”, de André Di Mauro; “Simonal”, de Leonardo Domingues; “Sócrates”, de Alex Moratto; “Los silencios”, de Beatriz Seigner; “Legalidade”, de Zeca Brito, y “Espero tua (re)volta”, de Eliza Capai.

En los últimos años las películas escogidas por Brasil para representar al país en el premio Óscar fueron “O grande circo místico” (2018), de Cacá Diegues; “Bingo: o rei das manhãs” (2017), de Daniel Rezende; “Pequeno segredo” (2016), de David Schürmann; “Que horas ela volta?” (2015), de Anna Muylaert; “Hoje eu quero voltar sozinho” (2014), de Daniel Ribeiro; “O som ao redor” (2013), de Kleber Mendonça Filho, y “O palhaço” (2012), de Senton Mello.

La última vez que una película brasileña estuvo entre las cinco finalistas al premio fue en 1999, con “Central do Brasil”, de Walter Salles. EFE

Deja un comentario