Tomatito

Katrin Pereda

Pamplona,  (EFE).- José Fernández Torres, conocido como “Tomatito”, asegura que, como guitarrista de flamenco, quiere “imitar la voz”, porque es el “instrumento natural de la vida” y “el primero que surgió”.

El artista participará este jueves junto al cantaor jerezano José Mercé en el festival Flamenco On Fire, que cumple su sexta edición y que se desarrolla estos días en la capital navarra.

El almeriense valora, en una entrevista con EFE, que fue “sencillo” que ambos se unieran en el proyecto musical “De Verdad” y que, en el proceso de este nuevo disco, se están “divirtiendo mucho”.

Además, en la faceta personal, destaca su amistad con Mercé, algo que ayuda a que en el escenario, dice, se lo pasen “bien”.

Y asume que ambos continúan “haciendo cosas flamencas”, como se refleja en “De Verdad”. “Es importante acordarse de dónde venimos (…) y el flamenco es la música que tenemos para exportar al mundo”.

El almeriense, por primera vez desde la muerte de Camarón de la Isla -a quien acompañó con su guitarra durante años y de quien asegura que aprendió “todo”-, vuelve a actuar junto a un cantaor.

Así, afirma desde su experiencia que el guitarrista que no acompaña a un cantaor, luego, “si quiere tocar solo, es más complicado”.

Destaca que “lo bonito es ser tolerante con otra persona” y que muchos grandes músicos primero “han estado en un club junto a cantantes y, después, han destacado como grandes solistas”.

Tras considerar que la figura del guitarrista ha ganado “muchísimo reconocimiento” -algo que achaca a trayectorias como la de Paco de Lucía, Sabicas o Ramón Montoya-, cree que el secreto de su carrera musical ha sido “estar enamorado del instrumento y transmitir a la gente”.

“Tomatito”, que en su faceta de compositor recibió el premio Max de las Artes Escénicas como mejor director musical por su composición para Romeo X Julieta, señala que se reinventa “porque en la música está todo inventado ya”.

“Las siete notas están inventadas -incide- y tú tienes que cambiarlas de lugar y que sea original”.

El artista coincidirá en este festival con su hijo, José del Tomate, también guitarrista, a quien, según indica, aconseja que “toque lo mejor que pueda” porque “lo único en lo que hay que pensar es en la música y nada más”.

Y añade que el mundo de la música no consiste en “llegar antes”: “Yo empecé el último y estoy aquí, con los demás”, subraya para recalcar: “A fuerza de hincar los codos, preocuparte, y que te guste la música, al final te llaman y valoran lo que haces”.

En este sentido, recuerda que el pasado año interpretó, en el Flamenco On Fire y junto a la Orquesta Sinfónica de Navarra, el concierto de Aranjuez por primera vez en su trayectoria musical.

“Tuve que estudiarlo, pero no me arrepiento”, afirma, y añade que tiene la “necesidad” de seguir aprendiendo porque, si no, “falta algo”. EFE

Deja un comentario