“Cleopatra”, el puente de Ninel Conde para ver cara a cara a sus fans en EEUU

0
319

Los Ángeles (EE.UU.), 24 ene (EFE).- Cuando las cámaras de cine y televisión dejan de filmar, muchos actores mexicanos se van de gira para “interactuar” con el público en exitosas obras de teatro, como pasa con “Cleopatra metió la pata” -de la famosa actriz Ninel Conde- que hoy desata carcajadas en California (EE.UU.).

La manera más linda “de conocer el trabajo de un actor es verlo en teatro”, dijo a Efe Conde, quien también destaca como cantante.

Evelina, el último personaje de esta artista reconocida en la farándula como “El bombón asesino”, “fue asesinada” recientemente por su esposo, “el nacotraficante” colombiano “El Cabo”, en el episodio 54 de la séptima temporada del “Señor de los cielos”.

Pero a los ojos de sus admiradores resucitó en las tablas en el rol de “Epatitis”, una bella egipcia que baila cumbia y reguetón en coordinadas coreografías junto a soldados de la corte real de Cleopatra.

A aquella reina egipcia la interpreta -en medio de muchas risas- el veterano comediante Alejandro Suárez, como parte de esta obra presentada el pasado domingo en el teatro Fox de la ciudad de Bakersfield.

“Tener una pasión por el teatro”, a pesar de estar entre “grabaciones de telenovelas, cine”, es por querer estar en “contacto directo” con el público, contó Conde.

“Es una energía muy especial”, subrayó la actriz con créditos en 15 telenovelas y otras producciones fílmicas.

“Cleopatra metió la pata” es una obra, con dos años de presentaciones en teatros, dirigida por el comediante Luis de Alba, quien se presenta ante la gente con su personaje “El pirruris”, quien da una clase de historia a su manera sobre el antiguo Egipto.

La comedia es un atractivo para el público “por ver en persona” a otros famosos de las pantallas como Carlos Espejel, reconocido desde niño como “El Chiqui Drácula”, o Cecilia Galliano, actriz en “María de todos los Ángeles” y otras 6 telenovelas.

También participan Alex Ibarra, intérprete en “De que te quiero, te quiero” y otras 23 producciones; Salvador Zerboni, actor en “La reina del sur” y otras; Gabriel Soto, de “Pobres tan ricos” y otras 22 series, entre otros artistas y bailarinas.

La idea de la gente de ir al teatro, aparte de “ver a sus artistas en persona” es para poder ver “una actuación en directo, completamente en el momento”, explicó Conde sobre qué es lo que atrae al público a presenciar las obras con estrellas de la pantalla.

La cantante con 7 álbumes publicados y quien también presenta un espectáculo de baile y canto, destacó además que en “el trabajo artístico” las obras teatrales contribuyen con “ingresos económicos importantes, para todas las personas que trabajan en la actuación”.

Además, en términos de satisfacción personal “es muy bonito tener al público en vivo”, dijo.

El actor De Alba, con roles en más de 70 filmes y otras producciones, dijo a Efe que los artistas hispanos se ganan la vida en toda “la gama del medio de actuaciones” como el cine, teatro, video, comerciales, radio o doblaje de películas, entre otros.

Sin embargo, “la madre de las actividades nuestras se llama teatro”, afirmó. “A partir de ahí nace todo lo demás, el teatro es como la madre de todo”, explicó.

Reconocido en cine y televisión por personajes como Juan Camaney, El ratón Crispín y Maclovio Jackson, entre otros, criticó que en cine a menudo contratan personas “sin experiencia”.

Pero los profesionales de búsqueda de elenco saben que “la calidad de actuación” la van a encontrar en artistas “con experiencia en teatro”, indicó De Alba.

El actor de la película “Cinco nacos asaltan las Vegas” (1987) adelantó que hará una pausa de presentaciones de “Cleopatra” para filmar la segunda parte de la película de asaltantes.

Después viajará a El Salvador a grabar una nueva película, según reveló a Efe. Su personaje “Juan Camaney”, después de batallar por el “sueño americano”, va a conocer ese país, donde “se enamora” y decide quedarse.

“Yo nací para esto desde que tengo uso de razón”, consideró De Alba sobre el trabajo artístico en “teatro y comedia”.

Pero cada vez que presenta sus obras en las tablas, dijo, no deja de sorprenderle “la actitud de la gente al ver” a sus actores y actrices que ven en las pantallas.

“Es impactante”, exclamó.

Antonio Muñoz, de 54 años, un campesino mexicano que trabaja en cosecha de uvas en Delano (California) no reparó en gastar 73 dólares para ir “reír un rato” con las “ocurrencias” de estos artistas en Bakersfield.

“Es primera vez que los veo en persona”, dijo a Efe Muñoz.

“Lo que me gusta más son las majaderías que dice el Pirruris, porque no todo mundo habla así, pero hay algunos que lo que él dice lo piensan”, expresó riendo.

“Cleopatra metió la pata” continúa con presentaciones en California, como este sábado 25 de enero en el “Warnors Theatre” de Fresno.

Deja un comentario